DELINCUENCIA INFANTIL: PROYECCIONES OCIALES JUVENILE DE INQUENCY: SOCIAL PROJECTION. Abel Salazar Rodezno Investiga or y docente universitario


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "DELINCUENCIA INFANTIL: PROYECCIONES OCIALES JUVENILE DE INQUENCY: SOCIAL PROJECTION. Abel Salazar Rodezno Investiga or y docente universitario"

Transcripción

1 DELINCUENCIA INFANTIL: PROYECCIONES OCIALES JUVENILE DE INQUENCY: SOCIAL PROJECTION Abel Salazar Rodezno Investiga or y docente universitario

2 Año 6, NI 16 Year 6, N 16 San Salvador, El SaMIdor, Centroamérica San Salvador, El Salvador, Central América Primer Cuatrimestre Quarterly Journal enero-abril 2006 Ianuarv-April 2006 DELINCUENCIA INFANTIL: PROYECCIONES SOCIALES JUVENILE DELINQUENCY: SOCIAL PROJECTION Ab el Salazar Rodezno Investigador y docente un iversitario The juvenije delinquencv is a problem th«: has worried our socrery (rom the very beginning. The rising ot tbe new thesis has inflicted deep concern in lhe jurists oi olden years, who want the abolition ot the Penal Law's expiatory sanctions that protect Ihe delinquent With the modern and evolved criteriori, al the same time rise, preventive methods to legal irdrectioos which tend ID give greater imporumce to the delinquent rather than [he oime itself. In El Salvador, jurists have tried to figh[ against the juvenile delinquency but the results have not oe eo positive at al/. By legislative decree number 25 of luly, 1966 it was established "The lutisdictions! De/en/ion Lsw" which would regulate infants whose age \NaS less than seventeen years old. In one century the Salvadoran social group has had deep changes. The actors which are the government, oererus, and [he scbooi: find faults to each other and all of them give responsibility to one another bu/ the crime rate keeps on rising. IUVENILE DELlNQUENCY.

3 UNIVIRSIDAD FRANCISCO GAVIDIA REALIDAD y REFLEXJÓN INTRODUCCiÓN La presencia del problema de la delincuencia infantil es una de las cuestiones que ha preocupado a la sociedad desde sus inicios. La producción del delito en sus diversas manifestaciones y la inirnpotabilidad del sujeto activo del mismo, han sido temas de permanentes estudios por Juristas y sociólogos que, finalmente en los últimos años, con el auxilio de los exposito res alemanes, y rompiendo los moldes clásicos inst intos naturales, con la adopción de medidas destinadas a reforzar la conciencia y voluntad moral del ser del hombre, a difundir la educación, a elevar el nivel de vida y a evitar por todos los medios P9sibles las ocasiones de delinquir». (Elvira Santa Cruz, chilena). El crecim iento constante de la población salvadoreña -5 mil nuevos habitantes por año- aumenta, proporcionalmente, el desarrollo de la delincuencia infantil. La presió basados en la naturaleza y gravedad del n demográfi a sobre espacio tan redu delito, dan paso a un nuevo y. revolucionario cido, la estrechez del med io para sostesonalidad concepto que estudia no sólo la perner la vida, la penu ria que se vive en la del delincuente, sin o que promiscuidad de los mesones, la dificultad individualiza las sanciones con las necesidades de ~a enseñanza y los propios moti de la defensa social _... vos biológicos contra los cuales no se ueéle luchar son los factores determ inan El aparecimiento de las nuevas tesis y e:..,l_._... tes del recimiento alarmante de la delinacondicionamiento que están 00 ervando cuencia infantil en el país. Porque para al ser aceptadas han causado profunda combatir su prop agacio n es necesario dar preocupación en los juristas d anti guo al menos una protección integral en su cuño, que preconi zan el desaparecimiento educ ación y asistencia social. del Derecho P énal de las s nciones expiatorias, conv ergiendo, prácticamente, hacia la protección del delincu nte. A) Eb DEUTO COMO FENÓMENO SOCIAl De allí que, con el criterio modern o, evo;;lu;.- ~~;;:: clonado. aparecen al mismo tiempo méto- Dentro de la "Enciclopedia de las Ciencias dos preventivos a las infraccion es legales, Penales", jiménez de Asúa ha colocado la que tienden a dar más importancia a la Crimi nolo gía o Ciencia Causal-explicativa persona del delincuente, que al delito mis- del delito. El penalista español agregó tamo mo. Esta nueva postura está justificad por. bién en esta clasificación a la Antropolo- Edmundo Mezger, profesor de De recho gia, Biología, Psicología y Psicología Cri- Penal de la Universidad de Mu nich, Alema- m i n~ 1 y Penolo gía. nía, cuando expresa que la ludia contra el delito con sus sistemas r.ep resi o s, sistematizados por el Derecho Penal, no ha dado los resultados p sitivos esperad s. I.!a Criminología es, pues, la ciencia que estudia el problema social de la delincuencia, Que es uno de los más graves por su universalidad en el tiempo y en el espacio. Se busca, entonces, el aspecto social de En el Tiempo: porque en todas las épocas la delincuencia y la defensa que la «sociedad debe de oponer al desarrollo de los ron contra las normas sociales y de la humanidad hubo sujetos que atenta jurídicas,

4 REALIDAD y REFLEXIÓN UNIV IDAD,aANCISCO OAVIDIA es decir, hubo y hay delincuentes. No importa que el concepto del delito haya variado en relación con lo que se considera la moral y la costumbre de cada época. En el espacio: porque los delincuentes existen en todas partes del mundo habitado y conocido. El delito, como fenóm no social no disminuye con la civilizacion. Parece aumentar con el progreso: cada nuevo descubrimiento es aprovechado por los delincuentes y es hecho comprobado que los individuos cultos son más peligrosos como tajes, que los ignorantes. La represión o castigo contra el individuo que delinque ha sido uno de los medios de combatir ambos: la sistematización de los castigos ha formado el Derecho Penal. Pero el delito subsiste a pesar de la severidad de las penas y, se puede sostener, con seguridad, que aumenta cada día. Los resultados obtenidos han impulsado a los estudiosos a analizar el Delito como fenómeno social y humano, a través de la Criminología, que estudia las causas para combatirlo; puede proporcionar los métodos para suprimir las causas que los motivan. Por eso que el delincuente asume gran importancia en esta nueva orientación, que sostiene que no todos los delincuentes ofrecen las mismas características, razón Ror la cual hay' Que tratar cada caso e forma aislada, para encontrar una aislada solución al mismo. Eamoroso, prácticamente el fundador de la Criminología, sostiene que las causas del delito rachcan en la pe sonalidad del delincuente en sus características bio-síquicas. De allí que Garófalo considera al delito Mas olvidó el medio en que el infracto como "toda ofensa a los sentimientos r. actúa. Por eso Lacassagne dice que altruistas fundamentales de piedad y probidad"; el «aelincuente es como un microbio y cada delin uente buscará su reali la sociedad el caldo e cultivo en donde zación mediante los procedimientos de su época. Por eso el delito es un fenómeno se desarrolla. Sin él, resultaría el microbio, inofensivo». social universal que tiene sus equivalentes.l, - en todas las épocas de la humanidad y en Pero tambi ~n Lacassagne olvida que el toda región del mundo habitado. «caldo (le cultivo» resulta ineficaz si no existe el microbio. Lo cierto en las contraposiciones B) LA REPRESiÓN AENAl! de los ilustres penalistas, es que el elito es el resultado de dos factores: El delito ofende a la sociedad; perturba la delincuente y sociedad. armonía de su organización. Por eso se defiende contra el delincuente y contra el De allí el aparecimiento de la Antropología Crim inal: estudia las características _------:- delito, mas no se ha podido suprimir al sujeto activo de la infracción. sicológicas del delincuente, en tanto que la

5 UNIVI.IIDAD FUNCllCO GAVIDIA REALIDAD y REFLEXIÓN Sociología Criminal analiza las causas sociales que empujan al hombre a la comi sión del delito. Ambas orientaciones conducen, finalmente, a encontrar las medidas necesarias para evitar las "causas sociales de la delincuencia y ello resulta más humano y eficaz que limitarse a castigar a los delincuentes". C) ESCUELAS PENALES voluntariamente: con inteligencia, libertad e intención. Debe de discernir, debe de comprender el hecho; éste debe de proceder de una determinación de su propio autor, sin coacción alguna; debe ser ejecutado con la proposición de causar el resultado apetecido. El hecho es malicioso o doloso. Puede estar rodeado de circunstancias agravantes o atenuantes del castigo, o bien puede eximirse de pena. En la antigüedad, la primera f rma de la justicia penal revestía todos los caracteres de venganza. La víctima se torn aba más tarde en victimario y la sociedad parecía alejada y ajena al suceso: a veces se po La crítica que se hace a esta Escuela es que co nsidera al delito como una simple entidad ju ídica antes que como un hecho hum ano. Interesa el delito, el delincuente tiene poca importancia. nía de lado del vengador a ~uien le reconocía legitimidad de su reaccióh ~ hasta 2) ES UELA ANTROPOLÓGICA le protegía. Los exceso s erson ales motivaron la int ervención de los tes, quienes, invo ando facultades sacerdo----- divinas, se atribuyeron e derecho de «astigar al delincuente. Entra la sociedad en la época de la pena pública, para pasar má tarde a la época humanitaria, en la cual la Iglesia interviene para crear un sistema penal más suave, pero no atenuado del todo, Son,las ob servaciones del méd ico siquiatra según expresion s de Schiappo li. e Investigador de la universidades de P.avía, P.adua y Viena, realizadas en las 1) ESCUELA PENAL CLÁSICA ~ j s t j n t a s especies naturales, las que lo impulsan a sostener que «el delito no es César Beccaria en la segunda mitad del siglo una manifestación exclusiva del hombre, XVIII escribe su libro «o los Delitos y las sino que es un fenómeno natural que se Penas», en que hace un llamamiento la., prod uce-en el mundo orgánico inferior, ya humanización de las enas. Puede decir- vegetal, y'a animal, vinculado desde sus se que su movimiento ideológico resultó ser prime ras manifestaciones, a las condicioel advenimiento de la Esc ela Penal Clási- nes del organismo, de las cuales es un ca. Varios postulados constituyen la rma- ef cto directo». zón vertebral de la E cuela, pero la undamental basa la resp d qsabi lidad del ' delincuente en el libre albedrfo. Considera L:ombros, finalmente, que para comprender el delito es necesario estudiar la const itución biológica del delincuente: Para que el hombre tenga responsabilidad de allí que catalogue como tales a las penal debe de cometer el acto delictivo personas que manifiesten ciertos estigmas

6 REALrDAD y REFLEXIÓN UNIVIRSIDAD.IlANCISCO OAVIDIA físicos, congénito s, que le hagan creer en el delincuente nato, al que ide ntifica con el loco moral, con carencia de sent imien tos, apto para delinqu ir, Las crít icas que se formulan a la posición de l.ornbroso se pueden resumir así: hay individuos que no son delin cuentes y ostentan las características lombrosianas; le da exagerada impo rtancia a las condiciones biológicas del delincuente, aciendo a un lado las causas sociales que lo pueden indu cir al delito. Con Lombros io la Crim inología pasa a ser una ciencia natural, esencialmente sicológi ca. lito no es otra cosa que su expon ente. La lucha contra el del ito ofrece, así, un aspecto análogo al de la terapéutica respecto de las enfermedades, que se dirige a combatir las causas, más que los síntomas, los c ales bien pueden desaparecer, dejando su sistente el mal que los produce, por no haber sido atacada su causa". Otras Escuelas Pen ales sur giero n en el campo d ideas, cont radiciendo fundamentalmente los postulados de la Escuela Penal Clásica y tom ando una con formación ecléctica pareci da a la Escuela Positiva. D) LA L CHA CONTRA EL DELITO La lud i a contra el delito tiene su pu nto _ de Qartida en el estudio de las causas de - la del incuencia, para pr.oveer las medid as adec uadas de combate. Pero es necesario esta lecer que la s ciedad reacciona contra los delitos que atentan contra la pro piedaci y las person s: de allí que factores de la delincuencia ean por una parte, 4) ESCUELA PO SITIVA endó enos, es decir, los que radican en la persa alidad del delincuente y, por otra, Enrique Ferri armoniza lo s conce pto s exógenos o sociales, q e son los que proantropológico y socio lógico en su obra Mienen del ambiente en que vive el suje- «Soci ología Criminal» y se convier~te~e~n ~e~""'-""'""l."to~a""c~ti""vo del delito. fundador de esta otra orientación, sosteniendo que el ho mb re no es libre de Los tratadistas han élividido los factores decid irse al bien o al mal, sino que es personales o endó genos, fundamentalmente determinado a ello por factores bialó leos en: y sociales; por ello na es responsable moralmente. El.~----. delito así se toma en un hecho humano cuyo es udio debe (le hacerse como fenómen o natural. " La Escuela Positiva conduce a otro resultado muy importante, y es que, obedeciennen que la causa primaria de la delincuen Al hablar ae la Psi ología humana sostiedo el delito a causas naturales, la manera cia está construida sobre la base primordial del egoísmo; el hombre delinque «por cien tífica de combatir la delincuencia es suprimir esas causas, de las cuales el de- que, colocado entre el impu lso de una

7 UNIVERSIDAD FRANCISCO OAVIDIA REAUDAD y REFLEXIÓN tendencia y el daño de un tercero, su natural egoísmo lo determina a satisfacer esa tendencia en desmedro de su semejante». No todos los hombres delinquen «porque en alguno s, el efecto socializador de la educación ha sido suficientemente intenso para dominar o canalizar el egoísmo, adaptándolo a las normas de convi vencia social, y en consecuencia, colo cados entre el impulso de una tendenci a y el daño de un tercero, sus sentimientos, sus ideas, sus hábitos los determinan a reprimir sus impulsos, respetando a sus semejantes». Pero como hay individuos socializados que también cometen delitos, es claro que en su ejecución hay otras causas secundarias que influyen en ellos, tales como el temo perarnento, la mentalidad el carácter gue forman la constitución síquica i 'dividual, que puede ser paranoica, erve r. sa, ciclotímica, hipe remotiva, y mitom aníaca. Pero los estudio os no olvidaron 'el estado psicológico del sujeto. Porqu puede suceder que los individuos nor males no incurran en actos delictuosos com'o consecuencia de un estado psicológico especial y momentáneo, que perturbe ccidentalmente su normalidad. un conjunto de influencias que determinan su conducta - se sitúan la miseria, la drogadicción, el alcoholismo, las influencias psicológicas que pueden impulsar la conducta humana. De allí que Gajardo sostenga que "el delito no es expresión del lior albedrío, sino el triunfo de los estímulos sobre la conciencia moral". Si partimos de la base de que el egoísmo es el resor te impulsor de los delitos, hemos de ver, la delincuencia se manifiesta a través del tierndo y el espacio porque, indefectiblement, los ideales chocarán violentamente contra la realidad indestructible de la bio logía humana. MEDIDAS INDIVIDU ~LES Tien n por obj eto corr gir las deficiencias sicológic as del sujeto, reformarlo en cuanto sea R sible. Reform atorios, asilos, estable Cimientos de temperancia serían los medios eficaces para su re ntegración a la 50 cieaaa mediante procedimientos científicos. Según Emilio Mira y, Lóp ez - tratadista MEDIDAS SOCIALES chileno- los factores que pueden provocar esos estados pueden ser: eonstitución., Aplicar. lo ue Ferri llamó los Sustitutivos corporal, la previa exreriencia de situacio- Penales en el orden económico, político, nes análogas a la vivida en el momento científico, civil y administrativo, familiar, de un suceso, los Hábitos, el estado de educativo, etc. salud, modo de percepci ón subje tiva de la situación, situaci ón externa actual de emergencia, factore s subconscientes. Entre los factores sociales o exógenos -que constituyen el medio ambiente en Hemos hecho un recorrido por las Escuelas -' donde el sujeto vive y está formado por Penales y la lucha contra el delito, porque

8 REALIDAD y REFLEXIÓN UNIV SIDAD FRANCISCO GAVIDIA esas dos secciones del trabajo nos permitirán (ijar la posición del niño que infringe las normas legales. Debemos recordar que, según los autores, existen diversas categorías de delincuentes: natos, locos, pasionales, habitu ales y ocasionales. Pues bien, el genuino problema social de la delincuencia consiste en la existencia de los delincuentes que hacen una profesión del delito. Aor consiguiente, una de las preocupaciones de la sociedad es la delincuencia infantil «o sea, el conjunto de los niños que an adquirido el hábito de delinquir, llegando a ser profesionales del delito». qu e atendía al.~;..,;,=-... xl_ s_tl_a.. diferengia table Y- transitor ia. substancial entr e el niño y el adulto de... - "_... lincuente, ya que el probl ema iraba 1 rededor del delito, del daño social causado por el delincuente. Sin embargo, se veía entre el hombre el niño una Oiferencia cuantitativa, por cuant o el prim ero obraba con mayor discernimiento. to fatal con los profesionales delincuentes contribuía a la corrupción moral del menor, que al ser recluido repet idas veces para cumplir pequeñas condenas, no hacía más que habituarse a la vida delictuosa. Se advierte un camb io fundamental en el Derecho Penal Moderno, en la Escuela Positiva. l'.quí interesa la persona del delincuente y no el delito, como entidad abstracta. Esta nueva po stura ha hecho com prende r. que entre el niño y el hombre hay más que una diferencia cuantita tiva: hay, una diferencia cualitativa que ind ica Que el niño es un ser en proceso de for mación, cuya personalidad es ines- Era la edad -el mismo sistema que seguía nuestro Código Penal de 8 de o tuor.e de 1904 y algunas de cuyas profundas a i~s p~o~---~~~i"""""': siciones recogió el Cód igo Penal que entró en vigencia el 1 de juni o de calcado en las orientacio nes de la Escuela Penal Clásica. El estado (le desarr.ollo Sustr aído a SI el niño del Derecho Pede las facultades intelectuales del infrac- nal, es necesario operar en él un ale- F., ;.; tor, lo que contaba para apreciación del jamiento del ambiente pernicioso que delito. El discernimiento era factor -es en lo Hizo delinquir y debe ser sometido El Salvador- esencial para la aplicación ma- a procedim ie nt os reeducativo s, en relayor a menor de la pena. eión con su personalidad, a fin de reformarlo, oe transformarlo en un miem Según el concepto antiguo, el niño delincuente bro útil a la.s ócie dad: es necesario se recluía en los mismos estable estudiar las causas de la delincuencia cimientos carcelarios en contacto con infantil para combatirlas con med idas delincuentes adultos en donde el contac- preventivas sociales e individuales.

9 UNIYIRSIDAD 'UNelSCO GAYIDIA REALIDAD y REFLEXIÓN Estamos de acuerdo con Gajardo cuando afirma que, al igual que los adultos, no se puede hablar de niños delincuentes en general, pero que es posible hacer una clasificación sicológica de ellos, de acuerdo con las características de su personalidad. Puede adaptarse la misma c1asificació de los adultos así: Delincuente Nato: el niño que delinque por anomalías sicológicas constitucionales. Delincuente Loco: el niño con anomalías congénitas o a causa de enfermedades que afectan el sistema nervioso, como la encefalitis. Delincuente Habitual: El.iño que adquiere el hábito de delinquir, como consecuencia de las influenci as del ambiente; y Delincuente Ocasional: El niño ue delinque en forma accidental, como consecuencia de las circuns ncias, sin denotar per ersidad o ext avís. 3. CAUSAS DE INFANTil llegada a su madurez. En consecuencia, los motivos que inducen al niño a actuar, son 105 mismos que inducen al hombre. La. diferencia radica en el efecto que en el niño producen los estímulos, en relación con las características de su personalidad. lo que para el niño tiene importancia puede no tenerlo para el hombre, o viceversa. H ahí la diferencia. El niño tiene, entonces, una personalidad constituida ROT el temperamento, la mentalidad, el carácter, y ella puede ser normal o anormal. Esa constitución provoca, al igual que en el hombre, estímulos internos que mueven la conducta y que pueden ser los sentimientos, las necesidades y. los hábr-;i.:.;;to;..::.so= s O PERSONALES Tll Las mismas causa que influyen en el adulto Cajar:do, Juez de Menores de Santiago de para la comisión de los delitos influyen en Cñile y su colega Paul West, de Bruselas, los niños. Mas no ebemos olvidar la afir- Bélgica, sostienen a p ásionante debate al mación aceptada de q e entre aquél y éstos tratar este tema. El rimero afirma que para existe una diferencia cu li ativa fundamen- conocer la conducta delictuosa infantil hay tal, como la señalada de que el niño es n qu con er, indispensablemente, la psiser en formación. Perº-_~D.tre a.mbos tr-am ;...;... - c.;;,o.logía general de todos los niños, la base bién existe una similitud, u a analogía que común de su personalidad, sin perjuicio -como afirma don Samuel Gajardo- e la de naliza posteriormente las caracterísestructura de su personalidad psíquica que ticás que cada niño tiene y que lo difeofrece 105 mismos caracte es, como la es- rencia de los demá. tructura de su organ ismo físico. Por su parte, el jurista belga manifiesta lo Sigamos a Gajardo: El niño posee las mismas contrario, es decir, que hay que estudiar facultades psíquicas que el hombre, ya 105 procesos síquicos de cada niño y no -' que éste no es sino la personalidad del niño hacer psicología general, sino individual.

10 REALIDAD y REFLEXIÓN UNIY...DAD.UNClSCO OAVIDIA Gajardo, con quien finalmente concordamos, sostiene más allá que es cierto que todos los niños tienen rasgos muy propios que los identifican, pero al mismo tiempo tienen características comunes «que const ituyen la base más sólida y permanente de su personal idad», como el instinto de imitación que es comú n a tódos. La estructura íntima del niño es anterior a la conducta, porque existe antes de manifestarse el delito en virtud de las tendencias del instinto que sólo requie ren el estímulo para su traducción en hechos. la canalización de sus tendencias». Es la socialización de la personalidad del niño que, bien dirigida, lo adapta a la disciplina social. Entran en juego los elementos de la educación familiar, escolar y las influencias del ambiente para tratar de moldear la persanalida<:l del «pequeño salvaje». Pero no iempre se consiguen resultados positivos por la falta de orientación, por una orientaci ó errónea o por una orientación contraproducente, que pueden provenir de características especiales de cada niño....;.-<- - Lo expu esto últimamente, indica que la causa maria de la delincuencia infantil es la propia psicología del niño, una sirnp-ie manifestación de ella, desarrollada en re ación con el ambiente. 3. CONS ITUCIÓN PSíQUICA INDIVIDUAL Más es allí en donde entra en juego la educación. Opera la transformación de la personalidad del niño mediante el «cultivo Al tratar los adultos vimos cómo determinados estados sicológicos influyen de sentimientos, ideas y hábitos sociales, y en.. ~ ~e talidad, el tempe amento y el carácter foi an, al igual que en el adulto, la constitu ón síquica del niño y sobre ella actúan lo estímulos que los inducen al delito. 2. EDUCACIÓN Adem ás de estos factores señalados, en Sigmund Freud, el,genio vienés, qu...e-cr-u... z-o ,.t-ra-n-e~n juego en la c nstitución síquica los horizontes de la P iquiatría, y a quien José del niño, el patrimonio hereditario o atá - Ortega y Gasset reco oció en 1922 como vico, así como cie rt s caracteres biológiel iniciador de la «Cirugía sicológica» ha con- cos qu e no her. ó de su padre o abuesiderado al niño como un pequ ño alvaie, lo, sino que adquirió por influencias exal igual que Lombroso. La observación se tra ñas sobrev~nidas en el desarrollo intrauconsidera así por cuanto los niños tienen terina, por infecciones o traumatismos manifiesta la conducta antisocial traducida en súfridos ROl'" la madre; de allí que la consla mentira, la simulación, el hurto, la cruel- titución psíquica el niño puede ser candad. En el adulto serían delitos. génita o adquirida.

11 UNIVI.SlDAD.UNelleo O"VIDIA REALIDAD y REFlEXIÓN la conducta delictuosa, predisponiéndolos al delito; los mismos operan, en for ma idéntica, en los niños que delinquen. B) FACTORES EXÓGENOS O SOCIALES 1. HOGAR: ElEMENTOS MATERIALES, MORALES E INTElECTUALES No hay duda que el hogar ejerce una gran influencia sobre el niño, al que le proporciona los elementos fískos y morales que más taro de forman su personalidad. Por su sentido de imitación, el hogar es importante para el niño. No importa que el hogar sea encumbrado o humilde: lo importante es el cultivo de los sentimientos de la criatura. que puede aprender en la calle, a la cual va en busca de sitio para jugar o correr. No debe de causarle impresión de terror la oscuridad de una casa pequeñita, en donde la promi scuidad misma le hace, a veces, presenciar, incluso, las relaciones sexuales de sus padres. La habitación debe ser aireada y soleada para garantizar la salud del niño; debe de evitar la creación de los complejos que más tarde despersonalizarán a la criatur a y la volverán torva y peligrosa, con insistente inclinación al delito. Alim~litación Debe ser capaz de nutr ir a la criatura, ya que el estado físico, por falta de alimentos, Ruede sufrir serios trastornos fisiológicos que L~_~. " a s tar e alteraran su onducta. La consti tución física tiene íntima relación con el cerebro - afirman los tratadistas- y la rna a nutrición del cerebro se puede traducir. el1 una deficiencia síquica que sea más allá la ausa de la conducta irregular. Pero satisfacer en todo los caprichos del No debemos olvidar ue el hambre immenor, darle todo lo que al prlncl jo pide y más tarde exige, extraerlo de la realiaaa de su mundo para conducirlo por la imitación Qulsa al robo; produce el hurto faméli co. El niño busca la alimentación propia en la co misió n del delito o la satisfacmildad a un universo que no es el de la hución de dar de co er a sus padres de o de la modestia en que vive, para misé rrimas con di ciones. hacerlo transitar por planetas de randeza -~ - es sencillamente- emrujarlo en su desarro-,;...;;._.- Vestuario 110 por los caminos desastrosos del delito. Tiene gran influencia moral sobre los niños, ELEMENTOS MATERIALES: que desde pequeños manifiestan «afición por la elegancia». Permite evitar la creación Habitación de complejo s de inferioridad a la par de sus compañeros de colegios pero enseñarles Debe ser higiénica y saludable para el niño. que ir con «repita desteñida» pero aseada Debe de procurar mantener los vínculos y planchada es todo lo que puede proporcionar el trabajo de los -' familiares para abogar los hábitos nocivos padres.

12 REALIDADy REFLEXIÓN UNIVI.,IDAD ANCISCO GAVIDIA Elementos morales Por su mismo sentido de imitación, el hogar debe de ofrecer al niño un ejemplo saludable de co nducta honesta. Es prácticamente, el elemento más importante para su formación moral. La sugestión familiar del ejemplo «vale muchísimo más que cualquier prédica». En los hogares de delincu érftes, de sujetos amorales, el niño adquie re el hábito de delinquir, sin pensar en la ejecución de un acto reñido con la moral. ambiente hostil, será el egoísta del mañana. El cariño lo empuja a la fraternidad. Elementos Intelectuales Instrucción Los padres deben de proporcionar a la criatura la educación que esté al alcance de sus medios, pues " la ignorancia es la fuente de todos los infortunios". Dirección inteligente Bienestar Hay que evitar los sufrimientos prematuros que «irán dejando en su alma un sedimento de amargura que lo hará ñosco y nuraño»: Hay que proporcionarle tranquilidad es piritual, Hay que proporcionarle la anera de desarrollar sus ju egos que, bien orientado s por sus padres, pueden servir como elernehto de enseñanza y. observación, porque es allí en donde revelan sus inclinaciones que pueden ser moldeadas po r sus aares. Los pa dres o guardadores del runo deben de conocer su mundo interior, "apreciar debid amente las modalidades de conducta y de sus aptitudes a fin de condu ci r con acierto su desenvolvimien-. to". Los padres deben de mantener a toda costa la autoridad paterna y deben de emplear, un buen criterio para los castigos, 3 fin d evitar resentimi entos hacia ellos. B el:5e d evi tarse el barbarismo y la paliza, bus éándo los medios más humanos de hacer com prender un error. Hay que buscar sistemas reeducativos para desviar los Estos deben no sólo estimu lar los juegos malos Hábitos y evita r la humillación y los de sus hijos, sino participar en 1I0s, darles Gastigos físico s. importancia, ya qu e el j uego para n niño es algo tan serio como el trabajo para Hasta aquí hemos enumerado los elemenlos mayores. El bienestar es un vínculo que tos que deben aunarse para la formación de un hogar en donde el niño pueda teune al hogar y cuando no existe, el pequeño se adapta a cualquier ambiente extraño g ;:;. u e~_-.,ne r una formación física y moral que lo le proporcione la alegría de vivir. leje del delito. Samuel Gaj ardo -nuestro conductor prin Cariño Cipal en este trabáio- indica que hay numerosas causas que producen deficiencias Es indispensable que el niño se sienta querido por sus padres y por quienes lo rod an, prin cipales, las siguientes : en los hogares, destacándose, de entre las ya que contribuye a la formación de sus sen timientos. Debe de tener la sensación de no La miseria: que lanza a los niños a la calle estar solo, de que alguien le ayuda a solucionar sus problemas, ya que si vive en un diario alimento. como andrajosos pordioseros en busca del

13 UNIV SIDAD FRANCISCO GAVIDIA REALIDAD y REFLEXIÓN La inmoralidad: que graba en el corazón de la criatura los cuadros tétricos del padre drogadicto o alcohólico: que no puede apartar de sí el ejemplo del hur to en las clases populares y las estafas o defraudaciones en las clases económicamente favorec idas. La familia incompleta: que pro duce un vacío cuando falta uno de los padres. Las uniones ilegítimas: que tarde o temprano produce el distanciami nto de los padres, que puede desencadenar después el abandono de los hijos. ~=;';';"'r - Lecturas inconvenientes: los libros son como los buenos o malos amigos de los niños y ejercen sobre ellos una influencia directa en su imaginación. Los libros pornográficos y las novelas inadecuadas deben ser alejados del alcance de los menores. Espectáculos no apropiados: es el cine o la televisión los que más influ yen en los niños. I.:os menores tienen por héroes a malhechores o criminales o al «tipo» que para salvar una circunstancia mata, exponiend o su vida. Inducción: a veces los menores delinquen inducidos por personas mayores. Estos casos se dan con frecuencia en nuestro país, en donde el padre drogado o borracho o la madre degenerada impulsan al hij o a la mendieided o al robo para alimentar sus vicios o desviaciones. 2. FALTA DE HOGAR-INFLUEN IAS NOCIVAS En los casos en que el hogar no existe -sea porque los Radres han muerto o han abandonado a los hijo s- la delincuencia infantil se manifiesta con mayor rapidez. Esto sucede porque los hijos quedan a merced de las circunstancias, lo que impul sa a los menores a la vagancia o a la mendicidad. Además de las causas reseñadas, hay otras que pueden provocar desvaríos en la conducta de los menores: ;.,; 4. VALOR DE LOS FACTORES ENUMERA- -DOS E LA DELINCUENCIA INFANTIL La valoración de los factores endógenos y exógenos en el determinismo de la delíncue ncia infantil es una de las cuestiones que no se ha logrado establecer en form científica. El pl anteamiento de la cuestión ha provocado las más interesantes exposici ones entre los tratadistas que han dado en mani estar que no siempre los estímulos operan en la misma forma en cada niño. Los sentimientos, los hábitos y las necesidades operan de manera diferente en cada menor, razón por la cual no se puede establecer una tabla fija para la pro ducción de la delincuencia infant il. Malas compañías: los amigos de los niños Por otro lacio, no siempre el juego desfavora61e de los factores- exógenos o son elemento de importa ncia en la formación moral de los pequeños, por su sentido de imitación. Las malas costumbres los menores, «pues la conciencia reflexi endógenos conduce a la delincuencia de -' casi siempre provienen de este factor. va y la voluntad, como fuerzas frenadoras

14 REALIDAD y REFLEXIÓN UNIV IDAD 'RANClICO GAVIDlA que se oponen a los impulsos delictuosos, suelen evitar el delito». La personalidad y el ambiente son también factores determinantes en la conducta del niño y ambos pueden ser favorables O adversos a la producción de la delincuencia infantil. La personalidad es adversa «cuando el niño reúne características sicológicas adecuadas a la buena conducta y favorable cuando las características sicológicas son propicias a la delincuencia, como la falta de sentimientos sociales, la insensibi idad, y el carácter débil y sugestionable». Mala personalidad y mal ambiente: es el caso del niño de condiciones antisociales, que además vive en un ambiente corrupto. No hay duda que su determinación hacia la delincuencia será constante. Sus sentimientos, sus hábitos y sus necesidades lo impulsarán a la conducta irregular, dando margen al aparecimiento del tipo genuino del delincuente habitual y reincidente, considerado incorregible. 5. COMBATE DE LA DELINCUENCIA INFANTl U Buena personalidad y mal amolente: el niño posee las cualidades anteriormente enumeradas, pero vive en un ambiente rodeado ~e influencias nocivas. La delincuencia no se uede producir porque triunfan las cualidades del niño sobre el ambiente; la delincuencia se puede ;>roducir porque triunfa el ambiente sobre la personalidad del menor. Aquí triunfará el estímulo de mayor inten sidad. En El Salvador se ha tratado de luchar contra la elincuencia Infantil. Sin embargo, '=~~r""'""'"---~. lo resultados no han ido del todo posi --t~i \lo s. E 1953 se registró un total de 2 4 ~,30 niños que no iban a la Escuela: 584 porgue trabajaban para ayudar a vi- ~ k a su padres; 88,202 por descuido de sus prog nitores; 64,609 por falta de centros de educación primaria; 785 porque terminaron el sexto grado y 35,724 por causas no especificadas. Con el funcionamiento de grupos escolares de emergencia suprimidos inexpli ablemente) se ha tratado de resolver el problema, mas se ha olvidado el incre. ento natural de la población, que lo hace subsistir. Estov d cuerdo con los tratadistas que exponen.que la lucha contra la delincuencia infantil debe oe combatirse desde dos puntos de vista: «Ea formación moral y la p'roteccion social, o sea: educación y asistencia social». y es que, tal cual dice la Escuela Positiva, es necesario controlar las causas de la Mala personalidad y buen ambiente: como se puede afirmar un resultado _----:- delincuencia infantil "no siendo posible, general final. evitar o suprimir sus efectos".

15 UNIVI.SIDAD FRANCISCO GAVIDIA REALIDAD y REFLEXIÓN En relación con la personalidad biológica del niño, constituida por instintos y tendencia s naturales, no pueden ser destruidas: de allí la educación. Para aquellos niños que disfrut an pero que se hallan en situaciones irregulares por el ambiente, surge 'la protección. A) FORMACiÓN MORAL intelectual, moral y física y el cultivo de los sentimientos, ideas y hábitos sociales". No permitir que la educación escolar fracase por incomprensión de los maestros o por la pésima dirección de quienes asumen responsabilidades de alto rango. Influencias del ambiente Por med io de la educación se tiende a El Estado debe de evitar que el medio socializar la personalidad biológica del niño, social ofre zca a los niños espectáculos mediante el cultivo de «sentimientos, ideas inconvenientes como el funcionamiento y hábitos sociales, a fin de orientar y dis- libre de cantinas, de prostíbulos, de especciplinar sus tendencias egoístas, tratando de táculos públicos degradantes, etc, que es reducir al mínimun sus predisbosiciones otra manera de educar. Pero no deben de naturales hacia el delito, las cuales en bastar las prohibiciones: se recomienda la muchos niños se aumen ta a causa de su obra preventiva, es decir, rodear a los niconstitución sicológica individual, esto es - os d espectáculoszs nos y adecuados de su mentalidad su temperam ento y su ~ =a una 1) ena forma ción moral, lo que se carácter, lo que constituye el terreno sobre puede hacer mediante el establecimiento el cual actúan los estímulos deli tuosos». de bib li tecas, teatro s clubes infantiles, canchas de deportes, etc. Beccaría manifiesta que «el rnedíb más eficaz para precaver los crímenes, unque al IÑO mismo tiempo el más difícil, es Rerfe cionar la educación». Como lo hemo expresado Ant eriormente hemo s manifestado que a anteriormente la educación deberá ser: ciertos iños hay que darles protección ,.;;;,;;",;.;;;.,.. Ésta deo e de efectuars después de analizar cada caso de delincuencia infantil, ya que no todas las situaciones irregulares de Basada en los buenos ejemplos del hogar; los menores son de la misma naturaleza, ({el mejor asilo es inferior al peor hogar»; debe ni obedecen a las mismas causas. Es indisdarle una dirección inteligente al menor' p nsable «clasificar» esas situaciones para r-- deducir la medida aplicable a cada caso. Implica una responsabilidad directa del Estado : es la formación de los ciudadanos que serán útiles o inútiles a la sociedad. La educación no sólo debe ser un cúmulo de conocimientos, sino que los programas de enseñanza deben contener capítulos destinados a la " formación integral del niño,

16 REALIDAD y REFLEXI ÓN UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA falta: al huérfano, un hogar; al indigente, situación económica; al delincuente, readaptación social. 6. EL NIÑO INDIGENTE En las reseñas anteriores de este trabajo, hemos señalado la miseria como uno de los factores de mayor valía para la producción de la delincuencia infantil. La miseria da lugar a la formación de niños de las categorías apuntadas en la nominación de este capítulo. dag ógica del menor la que podría corregirle sus defectos : valorar sus cualidades y hacer que poco a poco sus viejos hábitos vayan desapareciendo. Pero al mismo tiempo que esto sucede, la presencia del niño vago ocasionada por la miser ia hace notar que es necesaria también una correcta organización del hogar donde procede. Siendo éste, pobre, sin recursos, se impone como medida preventiva para la delincuencia infantil, la protección económica del hogar. A) El NIÑO VAGO Son niños vagos aquellos que a causa de la miseria de sus Radres son lanzados a la calle por sus paclres o guardad res para solicitar la caridad pública. En este menester pierden la vergüenza y todo sentimiento de dign idad personal. Puede deoirse que han entrado a la etapa preliminar Cle la delincuencia: la vagancia. Las c áfácterlsticas del niño vago, según los autores, son, entonces, tres: 1. La indisciplina, 2. El hábito a la libertad desorde nádá, y 3. La ineptitud para el trabajo. El niño vago no tiene norm as sociales de conducta acept ables socialmen te y. la realización de un trabajo metódico significa gran peso para su persona. Se ha creído hasta hace poco que la reclu sión de los niños vagos en reformatorios puede corregir su conducta, mas su rebeldía al rechazar los tratamientos allí hace notar que el sistema no es adecuado al caso. B) El NI ÑO PROFESIONAL Este gru po está constituido por niños indigentes dedicados a un trabajo determinado u oficios callejeros: vendedores de Reriód ico s, limpiabo tas, vendedores de du lc es, cuidadores (le automóviles, lustradores de vehículo, etc. Están, n relación con los vagos, en una situació n de ligera preponderancia, porque el hábito del trabajo y la discipliria de vivir de su esfuerzo los coloca en mejor sit uac ión. Sin embargo, no asisten a la escuela; su sentimie nt o de so lidáridaél - ya desarrollado- los impulsa a compañías, la mayoría de veces im:o nvenientes. ~o son prácticamente niños abandonados, pero la miseria los impulsa a la calle a luchar por la vida. Con lo que ganan pueden sostener livianamente la situación de su casa, pero también aprenden vidas como el alcoholismo y el consumo de drogas. Cómo, entonces, se protegería al niño vago pro fesional? Los autores sostienen que cuando se registra el abandono de familia, mediante la obtención de pensio- Me inclinaría a sostener que, mejor que el sistema indicado, es la orientación pe-

17 ...varsldad.ilanasco.avidia REALIDAD y REFLEXIÓN nes alimenticias o por medio del reconocimiento de los hijos ilegítimos. Esto se debe a que muchos niños abandonados están en esa circunstancia por indolencia de los padres. Cuando hay escasez de trabajo, ausencia de salarios o son bajos, la familia es numerosa y el pago no es suficiente para solucionar los problemas del hogar, se demanda la intervención de los legisladores para solucionar este otro grave problema del Estado; si la familia del menor está invadida por los vicios, las drogas o el al coholismo, se recomienda su sustracción y colocación en familia decen te. medidas de carácter económico para evitar la presencia de la delincuencia infantil. Pareciera como que todas las medidas recomendadas y recomendables tuviera que llevarlas a cuestas el Estado. Mas, creo que eso no debe ser así. En la so lució n del problema deben de colaborar las clases económicamente favorecidas, las empresas industriales, los sistemas bancarios, las empresas de toda índole que obtienen jugosas ganancias en sus operacio nes mercantiles, los medios de comunicación, «porque la sola existencia de un hogar indigente es un hecho anómalo y antisocial que proclama un rotundo fracaso de la civilización». C) El ESCOLAR INDIGENTE Agrupa a los menores que van a la escuela, reciben instrucci o nes, pero sus pad res carecen de los medios adecuados para sostenerlos y mantenerlos. En nuestro país 7. EL NIÑO ABANDONADO los casos son numerosos: hacen dos o tres -- grados de aprendizaje en la primaria y. luego Esa clase de niños es posiblemente, una de se tornan niños vagos profesion ales. Aquí las más proclives a la delincuencia infantil. también es la miseria la que hace na er el Su sola situación de abandono, la necesifantasma de la delincuencia in fanti l Es aaa de sentirse protegidos, la dificultad para necesaria la protección económica del hogar la obtención de los alimentos, su posición para evitar el colapso de sus menores. desventajosa en el vestido, les lleva con más facilidad a la delincuencia infantil. En los tres casos reseñados hemos hablado de seguro de cesantía, seguro contra la De entre todos los niños abandonados, el indigencia infantil. Hemos mencionado huérfano, es el que presenta más problemas. -'

18 REALIDAD y REFLEXIÓN UNIVI.,IDAD '.AMelleO.AVIDIA No se pueden corregir defectos en su familia, no se puede intentar su reagrupación, porque no tiene padres, o carecen de familia. En situación idéntica se encuentran los niños cuyos padres se han ausentado del país o han marchado a otros lugares lejanos de la nación, dejando abandonados a sus hijos. Para ambos casos se recom ienda la adopción de los menore s en el seno de familias decentes, con buenos senfmiento s y que puedan ser conductores de los pequeños hasta ponerlos fuera del peligro de la delincuencia infantil. Pero también abandona a un niño el padre al separarse de la madre, no le proporciona lo necesario para su subsistencia. Igual cosa ocurr con los hijos ilegítimos. La rotección de los menores surge aquí, de la correcta ap l ic a ci ó n.~ de las normas de Código de Fam ilia para que no se produz ca el reconocimiento de ley, que permite I demanda de alimentos. 8. EL NIÑO Los científicos catalogan a los niños anormales educables: estados más atenuado s de idiocia: siempre retrasados men tales; sordo mudos; ciego s; epil épticos y moralmente desviado s. Los oligofrénicos, es decir los primeramente enume rado s, tienen procesos elementales que permi ten su educación social. Pueden aprender. a leer y escribir, saben alimentarse y pueden adquirir el hábito del trabajo y la discipl ina. Sin embargo se recomienda su reclusión en establecimientos en donde se lleva a aoo la educación de estos niños, ya que pu den tener impulsos irrefrenables que los inducen al delito; son fácil instrumento de terceros para cometer crímenes. En el transcurso He las exposicl óri s anteriores hemos dejado senta do que las anomalías biológicas son causa frecuente de delincuencia in antil. Los niños anormales se han di vidido en educables e ineducabl es. Los segundos están incluidos por los tratadistas en los casos profundos de idiocia, «que hacen de los seres humanos, indi viduo s inferiores a los bid io s». [ os epilépticos suelen cometer delitos después e sus estados especiales, conocidos por «ataques», en nuestro medi o. Pasado el colapso sufrido, son susceptibles de llegar hasta el homicidio; de allí que su guarda en centros especiales sea recomendada como medio de prevención social. Los milo s ineducables no aprenden a ano dar, a veces ni a hablar y, científicamente comp robado, ni siquiera a állmeri t árse por sí mismos; sus movimientos son instintivos e inút iles y su vida vegetativa no da esperanzas de progreso. Sólo se p'uede realizar una labor de asistencia reducida al cuidado de mantener su vida. Para pro te ger a los niños anormales, Gajardo recomienda la aplicación de

19 UNIVERSIDAD FRANCISCO OAVIDIA REALIDAD y REFLEXiÓN método s científicos de índole médica, pedagógica y familiar. Estima que la colocación del menor en una familia es el método más efectivo, siempre que éste lo permita. 9. EL NIÑO DELINCUENTE Como una paradoja, el niño delincuente también necesita protección. La sola idea del delito hace aflorar la consecuencia del castigo; pero en el caso de los niños hemos visto que su comportamiento es el resultado del ambiente en que vive. De allí que el pensamiento contemporáneo haya desechado el castigo para el niño delincuente y, por el contrario, recomiende su protección, su educación. tras de tipo carcelario, sino en lugares en donde mediante la observación del niño delincuente habitual V su aislamiento del medio ambiente perjudicial, su personalidad se puede reajustar, reeducar, de tal modo que después se adapte a los sistemas de disciplina y trabajo que más tarde permitan su reincorporación al grupo social. Su retorno se logra mediante la educación de su ca ácter V sus sentimientos sociales y a través de la preparación profesional que lo habilite por medio de una profesión u oficio a la lucha por la existencia. 10. TRIBUNALES DE MENORES Y CÓD IGO DE MENORES El niño delincuente nato constituye de por sí un peligro social permanente V, po r no En el IX Congreso Panamericano del Niño, ofrecer expectativas ae reeauca ción, se s éleb rado en Caracas (Venezuela) en recomienda su reclusión en centros esper'--... ' 948 se aprobó un Proyecto de Código ciaies. Lo mismo recomiendan los autor es de Men ores que servirí de Proyecto Tipo para el niño loco, que por sufrir trast r- para la elaboración de los in strumentos nos síquicos provocados por estados co n- similare s en la Améri ca Latina. g énítos o por enfermedad, debe er sometido a tratamiento médico especial Ese proy'ecto determinó los Deberes del Estado, los Derechos (le los Menores y Para el niño deli cuente ocasional el que la form de proteger al niño V al menor delinque accidentalmente como consecuenen sus aspectos moral, intelectual y físicía de las circunstancias sin que revele ~_ ca, insistiéndose -con cierto disimulo- en hábitos antisociales, se recomiendan como la creación y establecimiento de Tribunales medidas: la amonestación, la vig ilancia V de M enores, con el objeto de ereglr una la colocación farnilia f jurisdicci ón especial que determinara las formas del tratamiento al menor delincuente y necesitado, para alejarlo del que se observaba para los delincuentes mayores. El verdadero problema lo constitüye el niño delincuente habitua l, que adq uir ió el hábito de delinquir, debido a las influencias del ambiente. Este niño necesita readaptación social en pro cura de extirpar los malos hábitos form ad os. En El Salvador, por Decreto Legislativo No. ~ de veinte de ju lio de 1966 se dictó la «Ley de Jurisoicción Tutelar de Menores» Gajardo sostiene que sólo mediante la reclusión en centros especiales se puede tener no excediera de los dieciséis años y a quie que se aplicaría a los menores cuya edad éxito en esa readaptación. Sugiere la colocación en Reformatorios. No en los cen- como delito o falta en la legislación nes se atribuyera una infracción calificada -' común.

20 REAUDAD y REFLEXJÓN UNIYERSIDAD FRANCISCO GAYIDIA Se dijo también que la ley se aplicaría con «finalidad preventiva» cuando la conducta de los menores sujetos a ella, por ser proclives al delito, con stituyeran un peligro social, agregándose que los fines primordiales de la leyeran los de corrección y readaptación de los menores «po n medio de tratamientos adecuados que t ndrán carácter tutelar y educativo». y se fue un poco más allá cuando se dijo: «se considera que la conducta del menor constituye un peligro social, cuando aquél se hallare material o moralmente a andanada, pervertido o en posibilidad de serlo; o bien cuando se encontrare en estado de riesgo que pueda causar su inadaptación social, por negligencia de sus padres o guardaaores o por sus propias condiciones de vid..a..»o.. ' Eregida la jurísdi ció n, se crearon los Jribunales Tutelares de M enores, facultándose a los Jueces para investigar la personalidad antropológic ' síquica y patológiea del menor; los factores familiares ~ soci a l e s, la naturaleza de s conducta y las cir uns Servicio de Protección Materno-Infantil con salas-cunas, pu estos de salud, un i dades de salud, centros de salud, centros de educación y re cuperación nutricional; el servicio de protección de los menores desde su nacimiento hasta los dieciocho años, prestado por guard erías infantiles, centro de edu cación y rehabilitación especiales, hogares infantiles, centros de reeducación, centros de recreación y orientación y el Servici o e Investigación y Evaluación, Con la emi sión de la Ley de Jurisdicción Tutelar d Menores se dio un paso importante en El Salvador para la protección de los menores. En 1966 funcionaban en nuestro país, trabajando en forma aislada y con orientaciones divergentes, la Ciudad de los Niños, la Granja-Escuela San Andrés y algunos!hogares de Menores. Los Trithl nales de M enores tuvieron, a la época de su establ ecimiento, una labor importante: evitar que os menores delincuentes fueran enviados a las duras peni tancias que en ella concurrieren, investigación tenciarías en las que se encarcelaba a los que habría de seguirse por el Cen delinc uentes mayores, a que el contacto tro de Observación de Menores, practicada entre ambos pervertía a los menores por por técnicos especializados en cada rama. los ejemplos deforrnantes de conciencia que recibían de aquellos por las crueles ex- El 17 de enero de 19 4, por Decreto Le- periencias corporales a que eran sometidos gislativo Nº 516, se die ó el Cód igo de los menores po r. los depravados que con- Menores, qu e no sólo reco noció os dere, vivían COR ellos en las prisiones comunes. chos de los menores desde el momento de Tal vez la experiencia -a mi juicio- solidificó ~----: su gestación, y a nacer y a vivir en condi- el conocimiento y la plena convicción que cienes familiares y ambientales que le per- los menores delinc uentes no deberían ser mita obtener su conjpletojv n rmal desa- tratados en la misma forma que los delinrrollo biopsicosocial, sino que se recono- cuentes mayores. ció el derecho integral de la mujer durante la gestación, el parto y. el puerp erio. El Código de Menores, se plegó a las modernas orientaciones que recomiendan un En el Código de Menores se creó el trato más eficaz y edificante para com batir la delincuencia infantil y -lo que es Consejo Salvadoreño de Menores; el tam

21 ...IDAD RANCI.CO OAYlDIA REALIDAD y REFLEXIÓN bién de importancia trascendente- que reconoció a la mujer embarazada derechos que antes, si bien los tenía por razón de su naturaleza, les fueron negados por largo tiempo. Hubo un cambio profundo en la estructura que obligó a la mod ificación del sistema de protección de los menores. Pero el reconocimiento constitucional de un derecho y su afirmación en la ley secunda ria, no bastan. protección, no llegó a funcionar adecuada y sistemáticamente. El esfuerzo económico por parte del Estado no se concretó y la afirmación de que el Estado garantizaría las condiciones sociales, económicas y morales de los niños y jóvenes, no pasó de ser otra cosa que una mera afirmación. El 15 de abril de 1985, once años después 11. CONTROVERSIA: PENALIDAD O CUESTiÓN SOCIAL de haberse aprobado el Código de M e na res, la situación parecía ser más alarmante que un a década atrás. Un estudio La delincuencia infantil es definitivamen- de la Fiscalía General de la República rete en su esencia, un problema social y un velaba que para fines de ese año la poproblema jurídico; es problema oe educa- blación oc menores de 15 años sería de ción familiar y de escuela; es problema de dos mi Iones trescientos noventa y cinco formación espiritu al' es Qroblema de orien- mil cie n la licenciada Ruth Candray de tación religiosa; es problema de fortalez_a M artí, del Departam en o de Investigación moral; es probl ma de persi stencia, de Cr imino óg ica de aq uel organismo del fuerza y de ánimo nacional en la protec- Estado afirmaba: ción del niño y en la conduccíén del jo-., ven. Es, en definitiva, una realidaa social " Con una población tan alta de niños y que surge del es ado de inanic ó n moral jóvenes q ue podrían c nsiderarse una rj de un país. gueza SI nuestro país tuviera los medios nece sari s para qu e dicha población go- Ciertamente -a mi JUICIO- no se trata de zara e las condicione mín imas necesaaprobar una legis ación qu e tenga por ob- das par el buen desarrollo del ser humano jeto una investigacion de la familia y e l-m~e-~--c~o""m";'o~ta l. Pero si medi tamos sobre que dinar para amonestarlo internarlo o reformarlo, chos niños en su rnag órfa son desnutridos, siguiendo los criterios lásicos y aún rnoder- no tienen acceso a la salud, a la educanos de los cambiantes criterios judiciales, ción y quienes lo gran sobrevivir llegan a -- adultos i estar capacitados para el ejer- Es necesario reconocer la influencia que cicio del traba'o, en lugar de pensar que sobre el menor, y la familia en donde crece se cuenta co n Una riqueza nos obliga a y se desarrolla, ha recibido una acción pensar que está en nuestras manos un prodirecta del grupo soci al en que amb os I5lema s cial emin entemente grave". están inmersos. La aprob ación del Código de Menores en 1974 no bastaba Rara En ; 985 en el paí había cuatro centros resolver el problema de nu estra niñez 'Y de nuestra juventud, pues si bien es cierto especializados para atender menores: «Rosa Virginia Pelletier» en Ilopango para el sexo que se tuvieron muy buenas intencio femenino, el «Centro de Observación de -' nes en crear una estructura física para su Menores del Modelo» en San Salvador, el

22 REALIDAD y REA.EXIÓN UNIV SIDAD ANelseo GAVIDIA Centro de Menores de El Espino en Ahuachapán y el Centro de Menores de lzalco, para atender varo nes. 12. UN ESFUERZO NACIONAL No basta un Código de Menores ni tampoco basta el reconocimiento de qu el problema existe. El problema de la delincuencia infantil se ha recrudecido. Es necesario un esfuerzo nacional de carácter económico para establecer la infraestructura física que permita que técnicos en biología, sociología, sicología, siquiatría, ciencias de la educación y otras cienci as afines dirijan y expandan las medidas adecuadas de protección para madres embarazadas y para niños y jóvenes proclives al delito. exclusivos antojos que, al crecer, les volvieron insuficientes a grado tal que perdieron toda autoridad en el grupo familiar. Se perdieron los principios de justicia, juicio y equidad y los niños y los jóvenes perdieron la cordura; los insensatos despreciaron la sabiduría, y la enseñanza, y la llana arroga ncia y la prepote ncia aparecieron como un signo de los tiempos; urge entonces volver a la humildad, haciendo a un lado la soberbia que trae deshonra; es necesario hacer el bien a quien es debido y alejar de sí la envidia del hombre injusto; apartar la perversidad y la iniquidad y atender el consejo de los sabios: enseñar a los hijos a trabajar yana ser perezosos, porque la mano negligente empobrece. Crear una Comisión Nacional Permanen_-_. ~Es. necesario recordar ahora que el hijo sabio te que investigue a fondo las raí es de los alegra el corazón de su padre y que el hijo problemas de nuestra niñez y juventu d necio es tristeza de su madre; que el que propon iendo las me didas eficaces que, oetiene el castigo, a su hijo no aprecia, pero puestas en práct ica, eviten o disminuyan el que I ama, desde temprano lo corrige; el crecimiento de este problem pavoro- qu e el Hijo necio es p'esadumbre de su so que amenaza, sin lugar a du aas, con padre ~ amargura de su madre; que los hacer estallar la estru cturas sociales y padres deben instruir al niño en su camieco nómicas de la nación. no porque aún cuando fuere viejo no se apartará de él, que hay que corregir al hijo para que el padre descanse y para que la madre tenga alegría en su alma. Pero si el problema es eco nómico y físico, ese esfuerzo debe de encaminarse a la restauración de los valores morales de nuestro grupo humano, tan profundo y severamente dañado por las tendencias rnoe dernas de una sociedad mundial en decadencia permanente. Están por sucumbir las buenas costumbres; en alguno s sectores de nuestros grupos sociales -entre 1960 y, con el auge económico, se desató una inexplicable competencia por el logro de bienes físicos y muchos padres de familia, inconscientes de las consecuencias, prodigaron a sus hijos los más Esta recuperación sólo se puede lograr con esfuerzos y valentía, sin desmayar, sin temor, con plena confianza en que nuestra Patria habrá de levantarse en las nuevas generaciones que abandonarán los caminos torcidos, para aleanzar -de nuevo- la justicia y el derecho. En un siglo el «grupo social salvadoreño ha tenido profundas evoluciones». En el análisis que cada quién hace con sus- B

23 UNIVIRSIDAD 'IlANCISCO GAVIDIA REALIDAD y REFlEXlÓN enfoques, se lanzan recriminaciones sobre el crecimiento de la criminalidad. Es el Estado el responsable, dicen unos, po rque no combate el delito con la rudeza neceo saria para reprimirla; es el hogar, afirman otros, porque los padres no educan a sus hijos y tampoco les dan ejemplos saludables ; es la Escuela, señalan los demás porque no orientan a los discípulos ni crea en los estudiantes normas de respeto para con los demás. maestros. Se cerraron la Escuela Normal de Señoritas «España», y la Escuela Normal de Varones «Alberto Masferren), y la Escuela de Artes Gráficas «Carlos Alberto lrnerv» el Instituto Técnico Industrial, los kindergarten o jardines infantiles y todas las Escuelas!:Normales Departamentales, y el Conservatorio Nacional de Música, forjadoras d maestros excelentes. De un solo zarpazo comenzó la destrucción de la estructura educativa que inició Todos se acusan y todos descargan la grave el Cap itán General don Gerardo Barrios responsabilidad en el otro, pero la crim i- con la apertura, en San Miguel -el 19 de nalidad sigue creciendo. Se c mete n crí- j ulio de de la primera Escuela menes espantosos que jamás imaginamos; Normal ~ que continuó con la creación de el delincuente es más auda y atrev ido; la Escuela Normal de San Salvador el 11 las áreas tocadas amen azad as po r el cri- de agosto de ese año, rematando su obra men se han ampliado sustancialmente' la el :3 de noviembre co n la creación de la seguridad ciudadana ha retroc di do tan_- ~E scu e l a ormal de Santa Ana. to que se ha escondido apresurada tras la protección del pánico que ha far"ado una frase que lo dice todo: por la mañana se Oeli o años después el general don francisco M enéndez, en marzo de 1886 fundó sale de la casa... pero no se sal) si se va e Rri er kindergarten en Centroarnérica a regresar por la tarde! con sede en San Salvador bajo la dirección e la educacionista francesa Agustina Qué ocurrió, entonces, co n la dücací ón Cha~v i n ~ la educadora salvadoreña Victoria de la niñez como un sustantivo de la pena que se aplica al crimen? ~guilar Bedoya, para Instalar después los Kindergarten números u o, dos, tres y cua :'!! t r!':!' o~, oi rigidos por las maestras Luisa Morán En los años inmedi tos posteriores a 1950 Castro, Cruz Marí a Muyo, Regina los sistemas y los programas educativos Zimmerman y M ar oth Tula de Morán. sufrieron tan profundos cambios, de acuerdo con el «modernismo de los ti mpos», según sus impulsores gue la enseñanza.;;.;...'--...;.;o la educación ha ido cayendo en precipicios insondables de recuperación, La ruptura del orden practicado en la educación y la enseñanza con inteligencia hasta el medio siglo pasado sufrió un rudo golpe en su espina dorsal, cuando se introdujo humana, creadora, moral, instructiva, Aquella Escuela Salvadoreña recibió la sabia la Televisión Educativa que abrió paso a futurista, indagadora, y -sobre todoformadora de mujeres y hombres que -' metodologías importadas de profesores y más

24 REAunAD y REFLEXIÓN UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA tarde fraguaban, con resistencia de metales, la familia y la Patria. Agustina Charvin, María Chery de Espiral, Cecilia Chery, el Cnel. Julio BIas, Emilio H erod ier, Julio Ccnnerotte, Juana Puch de Dubin, Mary Paúl y Madame Chenivaie, nos llegaron de Francia. N\arcial Cruz, Francisco A. Gamboa, lu tiniano Rengifo Núñez y Víctor Dubarry, vinieron de Colombia. Gustavo RadlacH, Carl os Garbe, Enrique Loli y Pedro Bock, arribaron de Alemania. Centroarn érica, Precolombina y de la Conquista, Historia Antigua, del Medioevo y Moderna, Moral, Cívica y Constitución, Música, Cultura Física y Trabajos Manuales, Caligrafía, Ortografía. Lejos... lejísimos, están los tiempos en que tod ds los estudiantes de secundaria de la república que pretendían el título de bachilleres en Ciencias y Letras, acudían al Salón de Honor del Instituto Nacional «General Francisco Men éndez» a examinar, a fin de año, los tres exámenes privados, bajo la vigilancia estricta de exigentes militare s, para salir graduados y abrirse paso a la Universidad Nacional. Se dejó en el olvido y en la oscuridad del tiemp-o el D ecreto ue en 1861 dictó el ~ nuevo Reglamento de Instrucción Pública que mandaba y orden ba que en cada población con 500 habitantes se abriera 'Una escuela pública, do tada de edificios, de ~ u e les y de útiles que la asistencia era grat ita y obligatoria para los niños de 8 a 1 años y que fijal:ia el sueldo de los directores en 160 pesos y el de los profesores ntre 10 Y 60 pesos mensuales. Cómo no se iba a elaborar program as para educar a los niños salvadoreños -los infantes- en las mano de Margoth TuJa de Como decía nue stro gran maestro en Morán, Marta Carbonell a Quiteño, Etelvina Geología doctor. Rafael Gonzále z Sol: «No Treja de Falencia, Inés Cierra d P.ineda Mamas para atrás... porque llegaríamos a González y Yolanda R.ªmírez de_qfaz! los tiem p-os del general Menéndez... vamos para abajo!» Cómo no se iban a elaborar pro gramas para secundaria qu inel ían :Aritmética, les posible que el «hogap) contribuya a Geometría, Álgebra, Trigonometría, Cos 0 educar al niño y disminuir la «delincuencia grafía, Zoología, Geología, Anatomía, Fisiología, Gramática, Literatura, Geografía, y Cartografía nacional, de Centroamérica, infantil» si los dos padres trabajan para pagar los costos de la alimentación del menor, uniformes, zapatos, para clases y de América y del mundo, inglés, francés, deportes, y no le pueden dedica r un ápice de tiempo para convivir con la latín y griego, Historia Nacional, de criatu-

25 UNIYI IDAD.IlANCISCO OAVIDIA RE ALIDAD y REPLEXIÓN ra? Q ué educació n pueden proporcionar a sus hijo s, si sus padres no han sido educados para formar y alimentar familia en estos últimos 50 años de vida ciudadana? Qué oficio pueden aprender los menores que tienen entre los 10 Y los 15 años cuando se ha prohibido que los talleres a ~e p ten «aprendices» en mecánica, talabartería, hojalatería, etc., y cuando eso ocurre, los dueños de talleres -verdaderos maestrosson castigados con elevadas multas, que hacen decl inar sus reducido s ingresos? estaban obligados a sacar 8 de calificación trimestral para seguir disfrutando de la beca! iy el mejor Bachiller de la República siempre salía del Instituto Nacional! Debe reformarse el Sistema Penitenciar io en donde el criminal se vuelve más delincuente, porque en los últimos 20 años la estructura de las cárceles -por falta de dirección inteligente y técnica - ha produ cido reos carboni zados, fugas de prisioneros y alzamientos de imputados. El hogar debe sufrir profundas modificaciones: los GO BIERNOS deben establecer una política educativa perfectamente identificada para promover la educación y la enseñanza conforme Programas Estratégicos que ~y-u a e n a disminuir la delincuencia. Lo primero que hav que hacer es formar maestros, pedagogos, para que con alta responsabilidad- form en a urnn s y futuros padres d familia, de acuerdo con Programas de Educación y Ense- anza que se pondrán en practica en un plaz ~n;;o;;..;m.:.:.; e- -==i-9s~? nor de 6 años. D e lo cont rario la ecundaria seguirá siendo un fracaso. La Prue- d ón de Estadisticay Censos; HETlNG. HANSVa N, Crimino logía, Edilorial Bibliográfica, BuenosAires, ba de Aprendizaje y A[ltitudes de Estudiantes Egresados de Educación M edia (PAES) INGENIEROS, ios: riminologfa, Edilorial Hemisferio, Buenos Aires, 1 :l t FRIA CABALLERO, JORGE, Elproceso ejecutivo del delito, demuestran anualmente, sin diseusió al&"';'-' - na, el descalabro, el derru mbe en que se S.p.i., BuenosAires, ha sumido la enseñanza de la Secundaria. MEZGER, EDMUNDO, Crimino logia, Editorial Revista de perecho Privado, MadriC!, Nadie puede estar satisfecho con que un estud iante de sec undaria más b rill nte obtenga 6.5 de promedio como calificación extraordinaria, cuando a mediados del siglo pasado -los becarios del Instituto Nacional «General Francisco Menéndez»- SANTA CRUZ, ELV/~ El niño delincuente, Universidad de Santiago Q ncepción - corderencie- Santiago, s.l. Proyectode Código demenores, IXCongreso Panamericano del Niño, Caracas, s.r. -'